miércoles, 24 de julio de 2013

Zeil Capítulo 2







           Estoy sudando de lo mal que lo pasé esta noche. Este sueño me está estremeciendo, no entiendo por que, pues me han pasado cosas peores a lo largo de mi vida. ¿Quién era la persona a la que perseguía? Esa pregunta me está inquietando… Estoy empezando a ponerme nervioso… Me sobresalto cuando llaman a la puerta


            -¿Qui…quien es?-pregunto asustado.

La persona no responde, así que decido acercarme a la puerta. Vuelvo a preguntar, pero de nuevo, no recibo respuesta. Pongo una silla en el pomo y cojo mi espada. Enseguida me doy cuenta de que intentan forzar la cerradura para abrirla. Lo consiguen, pero la silla dificulta el paso. No consigo ver quien es, pues una capucha negra le tapa la cara, pero mis instintos me dicen que ataque. No pienso en lo que estoy a punto de hacer, me coloco detrás de la persona que acaba de entrar sin darle tiempo a reaccionar y le pongo la espada al cuello. Justo antes de degollarle vuelvo a preguntar en susurros…

-¿Quién eres? ¿Por qué te tapas la cara?

-         No has debido de hacer eso, Zeil- contesta

-¿Cómo sabes mi nombre? ¿Quién eres?


No me da tiempo a acabar de hablar, pues el desconocido me agarra por el cuello y me tira al suelo y quedo inconsciente.

            Me despierto. Tengo frío, y estoy empapado. El lugar en el que estoy es oscuro, no oigo nada, excepto el sonido del agua en cascada a lo lejos. En mi vida nunca he tenido tanto miedo como ahora. Oigo unos pasos que se acercan hacia mi. De repente oigo una delicada y dulce voz femenina que me habla. Me esfuerzo por comprender lo que dice, aún estoy demasiado aturdido. Me vuelvo para saber de donde proceden esos pasos. Poco a poco distingo entre sombras la figura del ser misterioso que me atacó, pero no puedo verle el rostro. Suavemente me desata, y puedo sentir su aterciopelada piel rozando la mía. Por fin empiezo a entender algunas de las palabras que me dice. Pero no tienen sentido. Es como si estuviera hablando mi idioma por primera vez. Tengo una especie de deja vu…

            -Veo que no eres una leyenda-dice la voz

            -Se que has oído hablar de lo bueno que soy en las batallas, pero que seas una gran fan no es razón para que me secuestres.

           
            -Veo que eres muy ingenuo. ¿Sabes algo de tu historia fa…

            -¿Cómo que muy ingenuo? ¡Soy el heredero a la corona de…de todo!

            -No me refería a eso. Me refería a tu historia familiar….tus ancestros, las batallas que ellos libraron y, sobretodo, tu herencia.

            -Mi familia está muerta. Solo me queda mi tio. Además, ellos nunca tuvieron riquezas. Murieron en una guerra. Gracias a mi tio, ahora soy el heredero de todo…

            -¡Quiero decir que tu familia….

            -¡Mi familia nada! Están todos muertos excepto mi tio y mis pri… oh no, me acabo de acordar de que….

            -¿¡Quieres callarte y escuchar de una vez!? ¡Tu familia no te dejo una herencia material, sino una herencia moral!

            -¿Tu estas loca o que? Ni siquiera me has enseñado tu cara, ¿y me vas a decir que mi familia ya muerta y pobre en sus dias me ha dejado una herencia?
El único recuerdo que guardo de ellos es este collar, echo con una piedra inerte…

            -El collar…

            Viene una persona por detrás y la agarra por la muñeca. Ella deja escapar un pequeño chillido del susto y la tapan la boca. Empiezan a llegar mas y de repente una voz ronca me grita:

            -¿Qué sabes?

            No me da tiempo a responder, pues otra persona me agarra con brusquedad y me amarran las manos, me tapan los ojos y la boca y me suben a una especie de tabla de madera.

            Llego a una sala. Me posan en el suelo y me dejan allí, solo, o por lo menos eso pienso … cuando consigo desatarme y quitarme las vendas de los ojos, veo luz, ¡por fin! Cientos de ojos me estan mirando, y yo no resisto la tentacion de preguntar


                        -¿Qué hago aquí?

No me responden, pero siguen mirandome, no podria asegurarlo, pero me parece que hasta con admiración.

-¡Exijo una respuesta!-grito.

Todos se quitan la capucha a la vez, excepto uno, el mas cercano a mi. Creo que es la mujer que me secuestro al amanecer.

-No puedo comprender porque no nos recuerdas-dijo

-No puedo recordar a personas que no conozco-contesto

-Por favor, mirale la cara

Llamo a un hombre alto y fuerte cuya cara me suena muchisimo.

-¿Te acuerdas ahora?


-No se quien es este tio.-contesto, ¿Quién es ese?-solo se que quiero irme de aquí ya.